Monitoreo en Línea del Dióxido de Cloro – Decoloración de Pulpa

Home / Aplicaciones por Industria / Pulpa y Papel / Monitoreo en Línea del Dióxido de Cloro – Decoloración de Pulpa

El dióxido de cloro (ClO2) se ha convertido en el agente decolorante más importante en la industria del papel y la pulpa para realizar un blanqueo Libre de Cloro Elemental (ECF, por sus siglas en inglés). Diferentes secuencias de decoloración deben ser implementadas en la producción de varias pulpas. Esto depende del proceso de producción de pulpa utilizado, el contenido de lignina residual de la pulpa, y el brillo que se quiere obtener. Entre las metas clave para la mayoría de las plantas de celulosa se encuentran la optimización de la eficiencia de reacción de los generadores de ClO2, la dosificación correcta de dióxido de cloro, y la mejora del control de los depuradores de gas de los respiraderos para reducir las emisiones de dióxido de cloro a la atmósfera.

El gas de dióxido de cloro se genera comercialmente ya sea por reducción de clorato de sodio en un medio ácido o por oxidación de clorato de sodio. Es un gas sintetizado de color amarillo-verdoso, explosivo, que es estable como solución acuosa sólo si la solución se mantiene alejada de la luz y refrigerada. Por este motivo, el dióxido de cloro debe ser producido y consumido en la misma planta por medio de un generador de dióxido de cloro. La eficiencia de estos generadores y la dosificación de dióxido de cloro pueden ser optimizadas realizando análisis de ClO2 en línea.

Beneficios

  • Mejora en el desempeño del generador de ClO2
  • Dosificación optimizada de dióxido de cloro
  • Menor consumo de dióxido de cloro
  • Mayor seguridad en la planta
  • Mejor control de proceso
  • Menores costos

Control de la dosificación del dióxido de cloro

En la generación del dióxido de cloro, el dióxido de cloro gaseoso es transportado a la torre de absorción y disuelto en agua helada para producir la solución acuosa blanqueadora de dióxido de cloro. La concentración de dióxido de cloro en esta solución puede ser monitoreada en el rango de 0 a 15 gramos por litro con un sensor de absorción optek AF26. Esto asegura un control óptimo de la concentración de la solución blanqueadora en la producción de pulpa.

Control del dióxido de cloro en estado gaseoso

El sensor AF26 puede medir la concentración de dióxido de cloro en el flujo del procesado gaseoso a nivel de porcentajes para controlar las concentraciones de vapor de dióxido de cloro en los generadores de dióxido de cloro. La medición de concentraciones en gas es además importante para la desinfección industrial del aire.

Gas residual

En términos de control ambiental, las mediciones de dióxido de cloro residual en el gas deben ser empleadas para reducir las emisiones de dióxido de cloro y para controlar los depuradores de gas de los respiraderos. El Optek AF26 mide típicamente las concentraciones de dióxido de cloro desde PPM hasta rangos de porcentajes muy bajos.

Resumen

Los analizadores de ClO2 en línea de optek instalados en puntos estratégicos del proceso, han ayudado a una cantidad de plantas de celulosa a lograr un mayor control, aumentar la producción y disminuir los costos.

Los analizadores y sensores cumplen con todos los requisitos para las siguientes clasificaciones de locaciones peligrosas: II 2G EEx ia IIC/IIB T6/T5 Clase I, Div. 1, Grupos A, B, C, D. Debido a la naturaleza altamente agresiva del medio químico, todas las partes externas de los sensores de dióxido de cloro optek están fabricadas con materiales resistentes a la corrosión, como titanio y zafiro.

Los filtros especiales identificables por la agencia NIST con capacidad de absorción equivalente a la concentración elegida de dióxido de cloro, permite a los usuarios validar el analizador sin intrusiones en el proceso, haciendo que la validación sea rápida, simple y segura.

Además de ser usado en la industria del papel y la pulpa, el dióxido de cloro se utiliza extensamente como agente desinfectante en el tratamiento del agua y agua de desagüe, en el procesamiento de comidas y en el tratamiento de vertidos para control ambiental. Las aplicaciones para dióxido de cloro en la limpieza industrial de aire y en la desinfección de desechos médicos también se están haciendo más comunes.